Tres Culturas is coming

Camino a la V edición del Torneo Nacional de Iniciación al Debate Tres Culturas.

Heidegger planteó su dialéctica entorno a dos opuestos: ¿Por qué Ser y no más bien Nada?
Esa lanzada explicativa, tan abstracta y a la vez tan abierta a servir como campo germinal de posibilidades, se puede reformular ligeramente para concretarla en una realidad palpable. Ni más ni menos que la que sigue: ¿Por qué el Tres Culturas y no más bien otro torneo? ¡Pero qué manera tan desvergonzada de empezar una breve fabulilla! antes de hablar del contenido es preciso fijar el continente.

Hay quien prefiere saltar el muro antes que ponerle puerta. Para quien haya saltado el muro, y atravesado el pomerium ¡Es bienvenido en la ciudad! Pero no podemos acompañarle por las maravillas del mundillo. Hay algo que nos ata al muro y, sobre todo, a ponerle puertas.

El Tres Culturas se ha construido de éxitos y sobre todo, de fracasos. Quién no recuerda los retrasos, las disfunciones de ordenadores, de cronómetros, y hasta algún que otro sustillo con la actas. Pero jóvenes y jóvenes (¡y no tan jóvenes!) ¿Qué evento no está hecho de fallos? Roma no se construyó en un día, pero Troya sí que se quebró en uno solo. Ahora bien: ¿Existiría Roma sin la caída de Troya? Eneas el troyano fue antepasado de Rómulo y Remo, debiéndose su viaje por las tierras del Tíber a la búsqueda de otra Troya.

El Tres Culturas es el único torneo nacional de iniciación en España, nacido con el único objetivo de poner en liza a personas iniciadas en el debate para que aprendan en igualdad de armas. Nació con la intención de servir de puerta para atravesar los nervios de los primeros debates, la vergüenza y el miedo, en fin: servir de puerta para entrar en el mundillo (¡aun que felicitamos a todos los buenos saltadores!). Si bien este muro es menos imponente que el Juego de Tronos, todo lo nuevo puede, en mayor o menor medida, resultar un objeto inamovible.

Quizás no se vean ni los mejores debates, ni las instalaciones más majestuosas, si quiera la mejor organización. ¿Pero hay que mejor recompensa que promocionar el debate entre las nuevas promesas?

Cada torneo siempre ha de tener algo de Troya y un poco de Roma si quiere seguir aspirando al éxito y asumiendo sus fracasos. El Tres Culturas no es distinto en este aspecto. Sin embargo, sí que es distinto en su fondo, en su finalidad, en su substancia. Cuantos oradores recuerdan con alegría que su primer torneo, que su auténtica iniciación al debate se dio en la ciudad colmada de aroma a naranjo ¿Qué más podemos pedir?
Porque solo puedes participar una vez. Una vez que muchos hacen única. Por, desde y para estudiantes. Por los que fueron iniciados, desde los que ya no lo son y para los que dejaran de serlo pronto. Estas (y no otras) son nuestras Tres Culturas.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s